no deberías secarte las manos con esas máquinas de aire de propulsión

Todos, en alguna ocasión, hemos tenido la oportunidad de visitar un baño público, y aunque la experiencia no suele ser muy agradable, la realidad es que nos sacan de un apuro en momentos donde no nos encontramos en la comodidad de nuestro hogar.

Por lo general antes de abandonar este lugar lavamos nuestras manos delicadamente y la secamos con las máquinas de propulsión que se encuentran en dichos establecimiento para evitar cargar los microorganismos con nosotros y no sufrir enfermedades en un futuro cercano.

secadores

Lo que probablemente desconocías es que estos aparatos electrónicos que han sido diseñado para ayudarnos en el secado de nuestras manos suelen liberar al aire una cantidad desproporcional de microbios incluso mayor que las toallas de papel o las secadoras convencionales.

Si al igual que yo no te sientes cómodo entre los gérmenes y por alguna razón creías que al utilizar estas modernas maquinas que impulsan el aire a alta velocidad te estabas deshaciendo de ellos, estábamos muy equivocados.

Estudios científicos han demostrado que estos aparatos suelen distribuir los gérmenes a una mayor distancia. Una investigación publicada en el Journal of Applied Microbiology pudo analizar la cantidad de virus que se liberan al ambiente y también la distancia alcanzada con los aparatos de una marca reconocida y concluyo que los individuos que lo utilizaban distribuyen microbios en mayor cantidad y en espacios más amplios.

La marca que se estudio fue Dyson Airblade quien irónicamente se promociona como el método más rápido y más higiénico de lavado de manos, cuando la realidad es que lanza los microbios hasta tres metros de distancia mientras que los secadores tradicionales solo lo lanzan hasta 75 centímetros.

La investigación realizada por la Universidad de Westminster de Inglaterra, revelo que el secado de mano con toallas de papel es el método más efectivo para secar las manos en un baño público. Si, aunque no lo creas, los científicos británicos pudieron demostrar, luego de hacer un experimento, cuál era el método ideal para secar nuestras manos.

Para llevar a cabo esta prueba los voluntarios debieron sumergir sus manos, utilizando guantes primero, en una solución que contenía virus inocuo, para después sacudir sus manos y proceder al paso del secado.

Es importante resaltar que este experimento solo muestra la concentración y la distancia de liberación del virus pero nos hace ver claramente como estos modernos aparatos no pueden vencer las tradicionales toallas de papel aunque en su defecto, estas últimas suponen la creación de desechos y el uso de árboles para fabricarlas además de que debemos tocar el dispensador para obtenerlas y luego acercarnos al basurero para desecharlas.

Después de saber los pros y contra de cada uno de los métodos de secado de mano que por lo regular existe en un baño público queda a tu disposición elegir el más adecuado para ti. No olvides que lo más importante, incluso más esencial que el secado, es que laves tu mano de forma adecuada para que evites cargar los microbios contigo.

SI TE GUSTO ESTA INFORMACIÓN, COMPÁRTELO CON TODOS TUS AMIGOS DE FACEBOOK, PUEDE SER MUY IMPORTANTE PARA ELLOS!!!